lunes, 30 de diciembre de 2013

GUACAMOLE

aguacate, lima, limón, cilantro, fruta, sin gluten

      La gastronomía mundial y, especialmente la española, en pocos años han adoptado las costumbres de otros países. Cuando empecé con esto de la cocina apenas conocía platos extranjeros, quizás algo de la cocina francesa y la marroquí porque había viajado a esos países. En estos momentos, la soja, el sirope de arce o de agave, la panela, el kale, el kimchi o los burritos mexicanos se encuentran en cualquier supermercado algo especializado.

     No hace tanto creíamos que la representación de todo el continente asiático era el arroz 3 delicias, la ternera con setas y bambú, el pollo al limón y el helado frito, nos parecía raro lo del glutamato y lo de la fécula de patata era extravagante, la soja no sabíamos de donde procedía y del obulato, ¿qué es eso? ni siquiera habíamos oído hablar de él.

     Recuerdo de adolescente que todo lo exótico me entusiasmaba, la comida mexicana me parecía un mundo (no la tex mex), la marroquí era un espectáculo para los sentidos y la japonesa no me la podía permitir, por eso nunca perdía la oportunidad de probar un poco de pescado crudo.

    Comía atún de Almadraba encebollado cuando siendo pequeña iba de vacaciones a Cádiz, aquellos erizos recién retirados de la piedra con limón, umm..., cogía camarones de la playa desierta de Bolonia y me los comía crudos (en serio hacíamos camping en la playa desierta de Bolonia), alucinaba con aquellos sabores. No había internet, ni móviles, ni wassap y yo andaba por los 7 u 8 años, pero quería probar cualquier cosa que se pusiera a mi alcance. 

   Ahora cualquiera sabe hacer un ceviche medio decente, un sushi rico, un perfecto guacamole y si aún lo estiramos más sabes usar el sifón que te regalaron por Reyes y emulsionas todo lo que se pone a tu alcance, sabes que es agar agar, la goma Xantana y al menos has visto un ronner y un abatidor, has usado la máquina de vacío, aunque solo haya sido para conservar. Así que las cosas han cambiado un poco desde aquellos tiempos.
     
Personas: Para picar (1 aguacate para 2 personas)
Tiempo: 10 minutos

Dificultad: Fácil

GUACAMOLE 


Ingredientes: 



   - 2 aguacates maduros 
   - Limón
   - Tomate (opcional)
   - Comino en grano (opcional)
   - Cebolleta
   - Cilantro picado
   - 1 diente de ajo
   - Aceite de oliva
   - Sal y pimienta recién molida
    
   Puedes usar otros picantes, yo solo uso pimienta (Sriracha, tabasco, cayena...)


Elaboración:



1.- Extrae el hueso de aguacate y retira la carne, pon en un bol, añadimos el zumo de limón.

2.- Agrega el ajo, el tomate, la cebolleta, el comino, el cilantro, la sal y la pimienta. Bate todo bien y listo.

   Emplátalo bonito y sirve con Nachos de Maíz sin gluten, en esta ocasión yo le puse unas fresas.


aguacate, lima, limón, cilantro, fruta, sin gluten


Trucos y consejos:



- Ponle zumo de limón al aguacate para que no se oxide

- Pon el hueso del aguacate dentro del bol donde lo has triturado y tapa con papel film hasta servirlo así también evitarás que se oxide.
- El guacamole se puede hacer batido o machacando la carne del aguacate y agregando el resto de la verdura en brunoise pequeña.

LOMO CON SALSA DE MANTECA COLORÁ SIN GLUTEN

carne, manteca colorá, lomo en manteca colorá, sin gluten

    No tiene el mismo aspecto, lo reconozco, de hecho no se parecen en nada pero de sabor son exactamente iguales. Ganamos en sabor y perdemos grasas que no nos hacen mucho bien.

    No hay nada en la cocina típica malagueña que se parezca a la Manteca Colorá, salvo el plato que os traigo hoy. ¿que aún no lo has probado? bueno pues esta es la versión light de la Manteca Colorá carne con las mismas especias que la manteca colorá pero sin nada de grasa y con carne de cerdo concretamente, el lomo de cerdo.

    La manteca colorá es el desayuno de los domingos acompañado de el café de pucherete, sí, el que se hace en un cazo y al que le añades azúcar como para hacer un pastel, ese, no vale el de la maquina de cápsulas, porque sino pierde la gracia. Es el típico desayuno de campo, un plato malagueño e imprescindible para el invierno, porque en Málaga también tenemos días de frío.

     En Málaga tras la matanza van los chorizos, las morcillas y la Manteca Colorá, toda una explosión de olores, todas las especias usadas en las elaboraciones procedentes del cerdo impregnan el ambiente, y sabes que hay matanza a la legua nada más hueles la Manteca Colorá.

     En realidad ese día lo pasaba mal, pero claro, después llegaban los domingos y tus padres te dejaban dormir hasta tarde y cuando olías a café recién hecho, el pan recién tostado y el olor a orégano y vinagre, sabías que había que levantarse de la cama rápidamente para que nada se quedara frío. Junto con los huevos con cebolleta y ajos y los huevos con chorizo eran el desayuno perfecto para un domingo de aventuras, porque el domingo era para pincharte erizos en la playa, caerte de los árboles o aprender a nadar a lo bestia y había que afrontarlos preparados con un potente desayuno.


Tiempo: 20 minutos más la maceración (medio día o 1 día)
Personas: 4 personas
Dificultad: Fácil

LOMO CON SALSA DE MANTECA COLORÁ

Ingredientes:


- 500 gr de lomo de cerdo limpio de grasa
- 6 dientes de ajo
- 1/2 cucharada de pimentón dulce  de la Vera sin Gluten
- 1 cucharada de orégano
- 1/2 vaso de vinagre
- 1/2 vaso de agua
- Aceite de oliva y sal

Elaboración:


1.- Para macerar los filetes pon en el vaso de la batidora los ajos, el pimentón, el orégano, el vinagre, el agua y la sal, bate todo bien.
2.- Pon un poco del marinado en una cacerola baja y ancha, cubre con una capa de filetes, pon más marinado y sigue hasta cubrir toda la carne.
3.- Cubre con la tapadera de la olla y deja entre 1/2  y un día en la nevera.
4.- Cocina a fuego medio el lomo con la maceración, el líquido se irá evaporando, en este momento añade 1/4 de vaso de aceite de oliva, baja la intensidad del fuego y deja varios minutos cocinar. 
5.- Servir caliente o templado.

     Mismo sabor y nada de grasas.

viernes, 27 de diciembre de 2013

PINCHO DE SALMÓN Y AGUACATE SIN GLUTEN

aguacate, canape, crema, fruta, pan, sin gluten, tosta, lima

   Como en casa tenemos algunos árboles de aguacates, cuando me mudo llevo conmigo una buena caja de aguacates aún verdes para poder tener durante un tiempo y disfrutar del sabor del sol del Sur, sabor que suele faltar cuando los compro en el super. Cuando necesito que maduren algunos los saco de la nevera o los envuelvo en papel de periódico y en un día o dos, listos para consumir.

   Su textura suave permite usarlo como la mantequilla, en ensaladas, acompañando pescados o mariscos, en sandwichs, en mahonesas, como  postre con un poco de zumo de naranja, en una mousse, con miel o sirope de arce, en bombones, en bizcochos, etc. Evidentemente, el guacamole no falta en esos días que tenemos aguacates en su punto.

    No es aconsejable ponerlo como base de nuestra dieta pues es muy calórico,  pero medio aguacate por persona cada dos días no debe influir en esas calorías de más.


Personas: 4 personas
Dificultad: Fácil
Tiempo: 15 minutos

PINCHO DE SALMÓN Y AGUACATE SIN GLUTEN

Ingredientes:


- 1 aguacate mediano
- 100g de salmón ahumado
- Pepinillos o encurtidos para decorar
- Queso crema (opcional)
- Cebolla morada
- Ajo picado muy fino
- Sal
- Aceite
- Cilantro
- Lima
- Pan sin gluten en finas tostadas

Elaboración:


1.- Corta por la mitad el aguacate, con cuidado clava el cuchillo en el hueso y gira el cuchillo extrayendo el hueso. Si no tienes mucha habilidad, están las cucharas para poder quitar el hueso.
2.- Desprende el aguacate de su piel y corta en lonchas o dados. Ponla en un bol, exprime zumo de lima y el ajo picado finamente, machacalo y luego pica fino, picar un poco de cilantro muy pequeño, un trozo de cebolla morada en brunoise muy pequeña y pon sal. Si quiere puedes añadir algún picante, unas gotas de tabasco, chile, pimienta de cayena... 
3.- Corta el salmón en tiras y enróllalos.
4.- Sobre las totadas de pan pon un poco de queso crema. Pon trocitos de aguacate maceradas, encima un rollito de salmón ahumado y por último decora con pepinillos picados en brunoise muy pequeña.

Trucos y Consejos:

- El zumo de limón o lima te ayudará a mantener el color del aguacate.
- Para que no se oxide el aguacate también puedes guardarlo en la nevera poniendo su hueso en el bol y filmando.
- El ajo es opcional
- Puedes eliminar o sustituir el cilantro por alguna otra hierba aromática, perejil, cebollino...
- No debes macerar mucho sobre todo si el aguacate está demasiado maduro o se estropeará.

jueves, 26 de diciembre de 2013

BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON LECHE SIN GLUTEN

chocolate, cacao, bizcocho, cake, sin gluten, azúcar


    Hacer pan sin gluten no es fácil, los resultados tampoco es que sean para tirar cohetes, hoy odio su sabor, mañana me lo tomaré con más filosofía, entiendo que a todo nos acostumbramos pero se trata de la cruda "o cocida" realidad. Seguro que ayer me contaminé y ando con el humor alterado.

    En el supermercado me dice una señora: "el pan sin gluten no me gusta pero si lo hago muy tostado y le pongo mucha margarina me hago a la idea de que es pan del normal, pero más caro" (si es que no se le cae la margarina por los agujeros que tiene, claro) que una señora de 60 o 65 años, que ha tomado pan con gluten toda su vida y que está recién diagnosticada, te haga ese análisis no es la Teoría del Cuerdas, pero simplifica todo es un santiamén, no quiero adoptar una postura pesimista, no, al contrario, simplemente nos queda mucho por hacer. Cada vez hay más productos sin gluten a nuestra disposición pero han subido en torno a un 15% este año y el año que viene será más. No es que a mí me afecte demasiado, procuro comer bastante natural y solo compro harinas y espaguettis a base de maiz, lo demás aún no me afecta salvo que salga a la calle a comer.


   En la parte contraria, como girada 80ºC a la derecha están los pasteles, porque no llegan a 190ºC ni de broma, estos se puede reproducir de las recetas originales, pero tienen el problema de que terminan con una forma distinta y, por supuesto, no sabiendo igual que los que llevan gluten, es como si me huebiera saltado algo de la receta, queda un sabor indescriptible en nuestro paladar y un olor simple en nuestro olfato, realmente a lo que me sabe es a artificial, a químico y a medicina.


   Intento hacer pasteles que me recuerden sabores conocidos y hay días que se consigue y otro que ni parecido, así que experimento va y viene y yo "con la cocina hecha unos zorros". Me falta azúcar o estoy viciosa, esta semana no lo tengo nada claro.

Personas: 6
Tiempo: 50 minutos
Dificultad: Fácil


BIZCOCHO DE CHOCOLATE CON LECHE Y HARINA DE MAÍZ SIN GLUTEN

Ingredientes:


- 150g de chocolate con leche sin gluten
- 3 huevos
- 250 gr de Maizena
- 1/4 vaso de leche (yo utilicé leche sin lactosa)
- 200 gr de azúcar
- 1/2 sobre de levadura química en polvo sin gluten (7-8 g)
- 1/2 vaso de aceite (si usamos aceite de girasol da menos sabor que de oliva)
- Un poco de aceite para el molde
  

Elaboración:


1.- Separa las yemas de huevo de las claras. Monta las claras a punto de nieve incorporando la mitad del azúcar a mitad del proceso y al final del montado.
2.- Bate las yemas con el resto de azúcar hasta que doble de tamaño y blanqueen, yo me ayudo de las varillas de la batidora para ambos procesos, también se puede hacer a mano.
3.- Funde el chocolate y le añade el aceite. Incorpora la leche. Mezcla con las yemas.
4.- Tamiza la harina junto con la levadura química.
5.- Agrega a las claras montadas la yema con el chocolate, suavemente para que no se bajen mucho. Por último, vamos incorporando la harina poco a poco con movimientos envolventes.
6.- Precalienta el horno a 180ºC unos minutos. Unta un molde con aceite, y rellena con la masa. Yo usé un molde de plumcake.
7.- Horneamos unos 35 minutos aproximadamente a 180ºC. Pinchamos con un palito y comprobamos que esté hecho. Sacamos, enfriamos sobre rejilla y podemos cubrir con chocolate de cobertura.

Buen provecho!!!

martes, 24 de diciembre de 2013

NARANJA CONFITADA CON CHOCOLATE SIN GLUTEN

chocolate, fruta, naranja, azúcar


   De niña me encantaba ir a casa de mi tía el día antes de Nochebuena, no solo porque para mí es una persona de lo más especial y un salvavidas en la tierra, aparte de lo que significa para mí, en Navidad tenía en casa dos golosinas que yo nunca quería que se acabaran, After Eight y un chocolate de naranja espectacular, solo recuerdo esas dos chuches en su casa. 

    Reconozco que soy una auténtica viciosa del chocolate desde pequeña, negro mucho mejor, pero ascos no le hago a ninguno, el frío invernal dejaba un chocolate crujiente y un pelín amargo en la lengua que terminaba rompiendo en un refrescante sabor a menta, recuerdo que el primer bocado era como comer una lamina diminuta de hielo y una vez se producía el contacto con el calor de los labios se iba deshaciendo lentamente, daba bocaditos muy pequeños para que el After Eight no se acabara nunca (a propósito tengo que enterarme si tiene gluten... ;) !!qué momentazos aquellos!!!

     Ayer me acordé de aquellos instantes en que solo pensaba en lo que degustaba, sin ninguna preocupación más, sin pensar en que tendría que hacer después o que quedaba pendiente por hacer, esas cosas que tienen los niños y tuve un momento de tranquilidad en mi mente estresada, así que decidí hacer algo que me recordara a esos "momentazos" en que solo estaba disfrutando de un bocado que me llenaba de sensaciones y no permitía que nada se interpusiera en disfrutarlo.


Personas: como postre
Tiempo: 1 hora
Dificultad media


NARANJA CONFITADA CON CHOCOLATE

Ingredientes:


- Cáscara de 2 naranjas grandes
- 150 gr de azúcar
- Agua
- Chocolate de cobertura sin gluten (yo Nestlé Postres)


Elaboración:




1.- Corta la naranja de arriba a abajo, quita un trocito de la base y otro de la parte contraria y después haz 5 cortes verticales, extrae la piel y corta en tiritas de 1 cm.
2.- Hierve agua en dos recipientes, pon las cascaras de naranja en el 1º y deja cocer 4 o 5 minutos, pasa con la espumadera al 2º recipiente con agua hirviendo. Tira el agua del 1º y pon agua limpia nuevamente en el recipiente y a hervir, así repetimos de 2 o 3 veces. Lo ideal es tener una olla grande con agua hirviendo para ir cambiando el agua, se hace para quitar el amargor. No deben de quedar totalmente blandas o se nos romperán.
3.- Saca las cáscaras de naranja y reserva.
4.- En otro recipiente disuelve el azúcar con agua, haz un almíbar flojo, introduce las cáscaras a fuego medio durante unos minutos yo suelo dejarlas 18 minutos, cuestión de vicios a fuego suave. Después escurre bien las cáscaras, pon sobre papel de horno en una bandeja estiradas y cuece en el horno unos 15 -20 minutos a 180ºC para que seque el almíbar. No dejes que caramelice el azúcar.
5.- Saca y deja enfriar.
6.- Funde el chocolate de cobertura, yo lo hice con el microondas,  moja una a una hasta la mitad de las tiritas, pon en una bandeja sobre papel de horno, pon en la nevera para que el chocolate de cobertura se ponga sólido.

    Deliciosa Naranja confitada con chocolate, que a mí personalmente me recuerda a la Navidad.  

    Puedes conservarlas en un bote hermético durante un tiempo, no he averiguado cuanto porque aquí desaparecen rápidamente.

    Como es una receta que requiere de un tiempo de elaboración puedes hacer más cantidad, cuestión de multiplicar los ingredientes.    


    Que las disfrutes!!

lunes, 23 de diciembre de 2013

PINCHO DE MORCILLA CON PERA AL PEDRO XIMÉNEZ

fruta, morcilla, pan, pera, queso, reducción, vino, sin gluten


    La morcilla es un producto derivado del cerdo, elaborado a partir de sangre cocida, grasas y, a veces, trozos de carne, suelen añadirse además productos como el arroz o la cebolla. Se elabora prácticamente en todo el mundo con sus variaciones y distintos orígenes. Pero lo que es en España, esta asociada a la matanza del cerdo.

     Así que desde hace largo tiempo, la morcilla, ese embutido tan apreciado en las barbacoas viene acompañándonos en las degustaciones culinarias.

   En Andalucía, o al menos en Málaga la comemos tal cual, no hay que pasarla por la sartén o las brasas, en Castilla la Mancha es casi inviable eso de comer la morcilla tal cual según mis observaciones de campo.

   Combinan adecuadamente con frutas, sobre todo la manzana y la pera así que repetimos hasta la saciedad el canapé de morcilla con pera o de morcilla con manzana, confirmado en internet podéis encontrar gran variedad al respecto.

   Existen regiones en España donde la morcilla se hace con miga de pan, así que cuidado con el gluten, la morcilla de hoy no lleva gluten, es de la preciosa ciudad de Ronda y lleva mucha panceta, papada, especias y sangre, no es una morcilla oreada, es una morcilla cocida y son simplemente exquisitas, pero si lo deseas puedes pasarla por la plancha como hemos hecho aquí.

     Aquí te damos una idea porque nos gusto y la repetimos a menudo.

Para compartir
Tiempo : 10 minutos
Dificultad: Muy fácil


PINCHO DE MORCILLA CON PERA AL PEDRO XIMÉNEZ


Ingredientes:

2 morcillas medianas de Ronda
2 peras amarillas en su punto de maduración
Vino Pedro Ximénez
Un poco de agua
Queso curado tradicional (a tu elección)
Aceite de oliva
Para la reducción de Pedro Ximénez:
300 ml de Pedro Ximénez


Elaboración:

1. Lava y corta la pera en láminas, pon vino a hervir y redúcelo, añade la pera y deja cocer. Cuando termine de hervir, deja la pera en el líquido.
2. Corta la morcilla en trozos y pasa por la sartén solo para sellar. 
2.- Corta los trozos de pan y pásalos por la tostadora o el horno, pon queso encima, pon la pera cocida encima y sobre esta la morcilla, decoramos con la reducción de Pedro Ximénez.


SALSAS: REDUCCIÓN AL PEDRO XIMÉNEZ


    Par las reducciones de vino no necesitaras más ingredientes que el vino  y azúcar, pero siempre podemos añadir una rama de canela o de vainilla o la cáscara de algún citrico para aportar sabor y olor a la mezcla. Si te pasas reduciendo, nada más enfríe se pondrá muy densa es mejor hacerlo a fuego medio para ir controlando el punto de evaporación.

jueves, 19 de diciembre de 2013

PAN DE PUEBLO SIN GLUTEN

agua, harina, sal, levadura, sin gluten

    Seguimos experimentando con el pan, no está siendo un camino fácil, el pan sin gluten decepciona y a veces incluso impresiona. Estoy algo cansada de ver recetas de pan sin gluten con productos que no puedo encontrar, que tengo que encargar a través de internet, que no sé si me sentarán bien, quizás ese es mi mayor miedo, que me sienten mal.

     Hacer pan con gluten es una experiencia maravillosa para mí, (olor a aire caliente, a acidez de levadura, la sensación de tocar y amasar... totalmente terapéutico, como psicóloga lo recomiendo encarecidamente, no solo por lo bueno que sale el pan, sino por lo relajante que resulta amasar) pero cuando se trata de masas sin gluten, a veces, me desespero, todavía no encuentro lo que deseo, quizás es que no se puede conseguir o quizás es que no estoy teniendo paciencia, pero bueno, no me rindo y algún día conseguiré un pan que realmente me guste.

     Entiendo que a todo el mundo no les guste el mismo tipo de pan, así que yo seguiré con mis experimentos e intentando conseguir algo que realmente se asemeje al pan que deseo, de momento, os dejo con este pan de pueblo que, bueno, no ha quedado tan mal como esperaba.




        1 pan de medio kilo
        Preparación: 20 minutos + reposo 2 horas + horno 45 minutos
        Dificultad: Media

PAN DE PUEBLO SIN GLUTEN

Ingredientes:


       - 300 gr de harina panificable SIN GLUTEN
       - 50 gr de harina de arroz
       - 50 gr de almidón de maíz
       - 20 gr de levadura fresca SIN GLUTEN
       - 1 cucharadita de sal
       - 300 ml de agua
       - 50 ml de leche templada
       - Una puntita de azúcar
       - Aceite de oliva


Elaboración:


1.- Mezcla las harinas. si dispones de amasadora ponla a velocidad media con el gancho. Disuelve la levadura con leche templada y la punta de azúcar. Agrega la levadura con la leche a la harina y dos cucharadas de aceite, mezcla. Añade la sal y el resto de agua, poco a poco que se vaya integrando. La textura es más bien pegajosa. Mezclamos bien y quitamos todos los grumos. Aumenta la velocidad de la batidora y amasa como 10-15 minutos, que esté bien aireada.
2.- Tapa el recipiente con papel film y deja en la nevera unas doce horas.
3.- No hay que bolear la masa o sera un pan muy denso, dale un poco de forma.
4.- Precalienta el horno a 220ºC, pon agua en un recipiente propicio para horno dentro de éste.
5.- Introduce el pan pintado con aceite de oliva y con los cortes que deseemos. Horneamos 10 o 15 minutos, abrimos el horno y sacamos el recipiente con agua. Dejamos hornear otros 30-35 minutos más.
6.- Sacamos el pan y ponemos sobre una rejilla para que se enfríe. No lo dejes mucho tiempo al aire o endurecerá enseguida.

      Al golpear la base del pan tiene que sonar hueco.

      Sigue faltando ese olor y acidez de la levadura. Falta esa sensación de pan, de amasado y de aire concentrado, pero esta rico y eso ya es un paso.

ROLLITOS DE ESPÁRRAGOS CON JAMÓN Y ROQUEFORD

huevos, espárragos, queso, canapes, pintxos
 

    Los espárragos a parte de ser fuente de fibra son ideales para hacer aperitivos, en este caso prescindo del pan, pero si quieres se lo pones, quedan monos pinchados con un palito.

     Nos encanta el sabor de los espárragos pero echamos de menos los espárragos que crecen salvajes, ahora los compramos en el mercado, están ricos pero para mí los de cultivo no son tan amargos como los salvajes, un sabor mucho más intenso. Pero para gustos los colores ¿no?

    Para compensar ese punto amargo usamos un poco de queso Roqueford que ayudarán a potenciar aún más el sabor de los espárragos además de aportar cremosidad al plato.

 
Para compartir
Tiempo: 15 minutos
Preparación: Fácil


ROLLITOS DE ESPÁRRAGOS CON JAMÓN Y ROQUEFORD

Ingredientes


       - 9 espárragos verdes
       - 3 lonchas de jamón serrano
       - Queso Roqueford
       - 3 huevos medianos
       - 1 cucharadita de miel de caña
       - Aceite de oliva
       - Sal  
       - Pimienta recién molida


Elaboración


1.- Lava los espárragos, corta por la mitad, la parte tierna de los tallos se pican en rodajitas finas. Las yemas de los espárragos ponla en la sartén a la plancha. Solo con un poco de aceite, sin sal. Se pueden escaldar antes para que queden tiernos, yo prefiero darles su tiempo en la plancha. Reservar templados.
2.- En otra sartén con un  poco de aceite, saltea las rodajitas de espárragos. Mientras bate los huevos y pon sal y pimienta, añade a las rodajitas de espárragos cocinadas y haz unos huevos revueltos, sin dejar de remover, dejarlos al punto. Agrega un poco de queso Roqueford.
3.- Pasa por la plancha sin aceite el jamón, de cada loncha corta 3 tiras a lo largo. Envuelve cada espárragos en las tiras de jamón.


Montaje:


- Haz un lecho con el huevo, pone encima los espárragos envueltos. Rocía con trocitos pequeños de Roqueford y metemos en el microondas un poco para que se deshaga el queso.
- Rociamos con un hilo de miel de caña por encima de los espárragos para aligerar lo salado del jamón y el Roqueford.

- Si prefieres ponerlos sobre pan, puedes tostar pan poner jamón salteado, un poco de huevo revuelto, pinchar doblando el espárrago como acordeón y rociar con un poco de miel de caña.


martes, 17 de diciembre de 2013

HUEVOS ROTOS

huevos, patatas, jamón, aceite de oliva, huevos rotos

     En Madrid, aparte del chotis y de las cuatro torres, están el cocido y los huevos rotos...

    Claro que en Madrid hay muchas más cosas, es evidente, si no fuera así no vivirían 3 millones de habitantes. Pero hay una zona que a mí personalmente me encanta y esa es la calle de la Cava Baja. Multitud de viandantes un domingo mañanero, todos procedentes del rastro, buscando a las 3 de la tarde un lugar donde comer. Esta claro que sin reserva no entrarás a Casa Lucio, pero ese lugar tiene un encanto especial, el encanto de la cocina tradicional madrileña, con productos de gran calidad y plato sencillos. Uno de ellos los huevos rotos, que es a lo que vamos hoy. 

    Un plato sencillo, económico y que gusta a todos los paladares porque los huevos con patatas encandilan y encandilarán por siempre. Hoy mucho más económicos que los de casa Lucio y sin cocina de carbón unos huevos rotos a su estilo, porque que sean tradicionales de Madrid no significa que en todas los bares y restaurantes de la capital del Estado sepan hacer huevos rotos.

     Lo cierto es que no son típicos en mi tierra, en Andalucía sirve con decir "un huevo con patatas" y ya tu lo cortas como te venga al pairo, pero en Madrid descubrí que nada de patatas fritas, van entre confitadas y fritas. Acompañamiento solo de pan, aunque yo no le quito un choricito, un poco de jamón a la plancha o algún trozo de chistorra.

     En fin, que como no hay algo tan simple, tan económico y que guste a todo el mundo, hoy tocan Huevos Rotos o Huevos Estrellados.

 2 personas o como otro plato para picar
 Tiempo: 15-20 minutos
 Dificultad: Fácil

HUEVOS ROTOS

Ingredientes:


     -3 huevos (mejor blancos, mejor de gallinas de corral)
     -2 patatas medianas
     -3 o 4 lonchas de jamón serrano fino
     -Sal y aceite de oliva.

Elaboración:


1.- En una sartén onda y grande (parisien), se pone bastante aceite, las patatas deben tener espacio en ella. Ponemos a calentar a fuego muy alto.
2.- Pelamos y lavamos las patatas y las cortamos como para freír, os recomiendo pedir patatas blancas para guiso y no de freír, porque quedan más blandas por dentro y menos crujientes, resultando más ricas para los huevos rotos. Las freímos cuando el aceite esté muy caliente. Las cocinamos a fuego fuerte unos minutos o hasta que obtengáis la textura que deseéis.
3.- Al mismo tiempo, en otra sartén sin aceite y también a fuego fuerte añadimos el jamón,  un par de minutos por ambos lados. Lo reservamos.
4.- En la misma sartén del jamón ponemos aceite y cuando esté muy caliente añadimos 3 huevos cascados dejando que se peguen unos a los otros, un par de minutos, deja algo más si te molan las puntillas.
   Sacamos las patatas, les ponemos un poco de sal, los huevos encima y después el jamón. Cortamos los huevos y a comer.

lunes, 16 de diciembre de 2013

BOMBÓN CASERO SIN GLUTEN, ATEMPERADO POR SEMBRADO

chocolate, bombon, manzana, ron, fruta


   Siguiente corriente "cocinil", el chocolate.  

   Hacer unos deliciosos bombones sin gluten no es tan difícil como parece. El proceso puede parecer complicado pero una vez que los haces la primera vez, ya las demás se hacen en un momento.

   Y como me apasiona el chocolate he decidido meterme en el maravilloso mundillo del cacao, en toda su amplitud. Entre otras cosas porque este año me doy cuenta de que no es tan fácil encontrar bombones sin gluten, claro que tampoco hay mucho tiempo disponible ni lugares donde buscar aquí donde vivo. 

   Usamos un atemperado por sembrado, si no dispones de piedra para atemperar, es la forma habitual, consiste en derretir el chocolate hasta los 50ºC enfriar por añadido de más chocolate picado y hasta llegar a los 32ºC , de esta forma el cacao cristaliza y hace que el chocolate sera crujiente y brillante y tenga un aspecto muy profesional.

          
12 bombones
Preparación: 35 minutos
Dificultad: Media

BOMBÓN DE RON Y MANZANA SIN GLUTEN

Ingredientes

- 150 gr de Chocolate de cobertura (55% - 75% cacao). Barry sin gluten
- 15 cuadraditos de Chocolate Dolca Negro de Nestlé (55% cacao) sin gluten
- 2 cucharadas de zumo de naranja
- 1 cucharada y media de ron 
- 1 manzana fuji
- Canela en rama
- Mantequilla
- 1 cucharadita de miel

Elaboración

1.- Pela la manzana y la haz dados pequeños, pon agua a hervir y añade la canela, cuando el agua tome un color cobre, añade las manzanas y las deja hacer hasta que estén cocidas pero que tengan aun cuerpo. Tiene textura de fruta escarchada.cuando está cocida.
2.- Retira la manzana del fuego en el mismo agua y agrega una cucharada de ron viejo y una cucharada de miel, remueve y deja enfriar.
3.-En otro recipiente, pon a hervir la otra cucharada de ron, añade el zumo de naranja, que hierva, retira el recipiente del fuego y pon 15 cuadrados de chocolate del relleno, mezcla con las varillas hasta que se disuelva, fuera del fuego.
5.- Derrite 100gr de chocolate de cobertura o Nestlé Postres al baño María, y reservamos troceado muy pequeño los 50 gr  de chocolate restantes. Cuando el chocolate del baño María se haya fundido (unos 50ºC) retiramos del calor e introducimos el chocolate troceado, removiendo para que se funda.  Debe alcanzar alrededor de los 32ºC. Listo para usar.
6.- En el molde de bombones unta con ron las paredes, puedes usar una gasa, pon el chocolate atemperado por sembrado, da la vuelta al molde y vacia sobre un bol, limpia los restos de los bordes  con una espátula y mete a la nevera, el chocolate no va nunca al congelador se desestabilizan los cristales, solo un poco de frío en la nevera, asegúrate de  tapar en un recipiente de cristal pues el chocolate absorbe mucho los olores, yo uso un pirex y cubro con film transparente. Serán unos minutos
7.- Mientras tanto, escurre la manzana
8.- Saca de la nevera los moldes con el chocolate ya solidificado y en cada hueco pon trocitos de manzana,  no puede llegar al borde de los huecos porque sino, no queda espacio para la tapa de nuestros bombones.
9.- Inmediatamente vamos a poner la salsa que hicimos con el chocolate Dolca, naranja y ron encima de la manzana. Cubrimos con el resto de chocolate atemperado, creando la tapa del bombón. Con la ayuda de la espátula iguala la base de los bombones.
10.- Si el chocolate atemperado se solidifica mete unos segundos en el microondas.


sábado, 14 de diciembre de 2013

MASA DE PIZZA SIN GLUTEN

 
masas, pan, pizza,, sin gluten, queso, tomate

    La pizza sin duda es uno de los platos versátiles de la cocina, una masa de harina, sal, agua y levadura (pan) para cubrir con multitud de ingredientes, aunque nada como una pizza margarita bien hecha.

     Pizzas hay muchas y hoy en día, distintas formas de hacerlas, las masas varían poco, pero puedes usar distintas harinas para realizar una pizza y puedes usar o no levadura, aunque la pizza tradicional napolitana se realiza con harina de trigo de fuerza, levadura, agua y sal. Las pizzas a la brasa, al horno o a la sartén, pizzas italianas, americanas, turcas e incluso argentinas.

     La pizza italiana es más fina que la americana, la americana tiene incluso miga, la italiana es muy fina, por otro lado la pizza italiana usa mozarrella fresca y la americana usa mozarrella seca, hay ciertas diferencias entre ambas.

     Por estrategia económica, domésticamente se suelen hacer pizzas finas con una base de salsa de tomate, aunque en ocasiones se puede usar nata, rociada de mozarella seca e ingredientes como carnes, embutidos, verduras, pescados o mariscos.

     Aquí os dejo la RECETA SIN GLUTEN de la pizza, conseguimos una masa crujiente al borde y más blanda al centro, la mayoría de las veces rectangulares y para muchos. 

2 personas
Preparación : 15 minutos
Dificultad: Fácil

MASA DE PIZZA SIN GLUTEN

Ingredientes:


- 8 cucharadas soperas de harina Schär Mix B panificable SIN GLUTEN
- 1/2 vasito de agua templada
- 1/2 dado de levadura fresca  Levital SIN GLUTEN
- 1 cucharadita de sal
-1 cucharada de aceite
- Un poco más de harina Schar para amasar y dar forma

agua, harina, sal, levadura, masa de pizza

Elaboración


1.- Con un poquito de agua templada deshacemos la levadura fresca en un bol, mezclamos, agregamos la harina tamizada, la sal y el aceite y vamos añadiendo el agua restante poco a e poco, amasar  hasta que obtengas una masa homogénea y sin grumos.
2.- Cuando la masa se despegue del bol, sacamos a la encimera donde previamente hemos esparcido un poco de harina y amasamos con las manos, al menos unos 10 minutos, si la masa está un poco pegajosa hay que añadir más harina, amasamos, que vaya integrando los ingredientes y deje de estar pegajosa. Debe quedar una masa homogénea que no se rompa.
3.- Dejamos fermentar en el bol durante 1/2 hora cubierta con un trapo limpio y húmedo en un lugar sin corrientes de aire. Si no sube en este tiempo deja reposar hasta que doble su volumen. Precalentamos el horno a 220ºC.
4.- Sacamos la masa, poniendo sobre la encimera rociada con un poco de harina y extendemos y damos forma con el rodillo. Debe quedar fina, sobre 1 cm de grosor o menos. 
5.- Los ingredientes: los que te gusten,
6.- Hornear a 220ºC durante 18-20 minutos. Comprueba que está cocinada o deja unos minutos más.

Bon appétit!


ENSALADA TEMPLADA DE COGOLLOS

cogollos, ensalada, pasas, palmito, aove, ajos




    
    Las ensaladas son una magnífica forma de cuidarnos, alimentan nuestra mente, nuestros sentidos y a nuestro cuerpo, ¿algo más? 

    Coloridas muestras de la naturaleza que están llenas de nutrientes y sabores, esta es una de las repetidas en mi repertorio doméstico, aunque es cierto que intento variar mucho las lechugas que entran en casa, sus colores, las verduras que las acompañan, eso sí, si hay cogollos, casi siempre hay ensalada templada.

     Estamos en pleno invierno, pero eso no quita que haya que tomar verduras y las ensaladas son una magnifica alternativa para cuidarnos tanto en invierno como en verano.

     Como ya sabes, tienes miles de alternativas para elaborar una ensalada, ésta la descubrimos hace años en la Axarquía, un plato con #SaboraMalaga en un escenario idílico lleno de árboles frutales como los mangos, las chirimoyas, los kiwis y algunas otras frutas tropicales, plantaciones de estevia, flores comestibles, largos senderos, agradecidos vinos de la zona y fabulosas vistas al mar.

      Aunque el plato tiene origen cordobés en la Axarquía han querido proporcionar identidad malagueña a esta sencilla ensalada añadiendo pasas, palmito, aceite virgen extra de aceitunas aloreñas y vinagre, que en este caso es de Jerez.



4 personas
Tiempo: 15 minutos
Dificultad: Fácil


ENSALADA TEMPLADA DE COGOLLOS

Ingredientes:


       - 2 ó 3 cogollos de lechuga 
       - 6 dientes de ajo
       - 2 palmitos envasados sin gluten
       - Un puñado de pasas de Corinto
      -  Un puñadito de pipas de calabaza crudas y peladas 
       - Sal
       - Vinagre de Jerez
       - Aceite de oliva virgen extra (AOVE)

Elaboración:


1. - Corta los cogollos de lechuga longitudinalmente, en 2 o 4 partes, según su tamaño. Lava y deja en agua unos minutos. Pela los ajos y pica en brunoise muy pequeña.
2.- Escurre la lechuga y seca sobre papel absorbente, dispón sobre una ensaladera plana o en un plato plano grande. Aliñar con sal y vinagre.
3.- Cortar en tiras el palmito y esparcir encima de la lechuga.
4.- En una sartén pon unos 50 ml de aceite de oliva y lo calentamos, cuando el aceite esté bien caliente que no humee, retira la sartén del fuego y añade los ajos,  los movemos en la sartén fuera del fuego, que el ajo tome color dorado claro y que no se queme, cuando adquiera un bonito tono amarillo dorado añade las pasas y las pipas de calabaza. Rocía sobre la ensalada ese aceite con los ajos fritos, pasas y pipas de calabaza.
     Os animo a que la probéis, además de sana está deliciosa.   


Truco para que las hojas de lechuga sean muy crujientes:

Si quieres una lechuga muy crujiente, moja primero la lechuga en agua templada o caliente, deja unos minutos, quita el agua y sumerge en agua muy fria, puede usar cubitos de hielo, después es importante escurrir bien la lechuga.



miércoles, 11 de diciembre de 2013

MASA DE EMPANADILLAS SIN GLUTEN

masa empanadillas sin gluten, atún, pisto, horno


       Estreno masas sin gluten, siempre he sentido gran interés por las masas, pero las masas sin gluten son un mundo aparte, muy lejano de lo que ya conocía. 

     Las masas sin gluten son impredecibles o más bien, son impredecibles para mí porque no las conozco en absoluto.

     Las harinas sin gluten no son tan refinadas como por ejemplo, la harina de trigo, por eso es recomendable tamizarlas antes de usarlas. Tengo la extraña sensación de que son harinas más pesadas que la harina de trigo, necesitan entre un 20 y 30% más de hidratación, es conveniente hacer mix propios que se amolden a nuestros gustos, tienen un sabor y olor muy característicos, suelen tener un sabor un tanto artificial.

        Para empezar por lo fácil, hoy toca una masa escaldada para hacer empanadillas al horno. Las vamos a rellenar de atún y pisto.    

Tiempo: 40 minutos
Dificultad: Media


MASA DE EMPANADILLAS SIN GLUTEN

Ingredientes:


Para la masa:

- 1 vaso de agua con un chorreón de vino blanco
- 150 gr d harina sin Gluten Schar Mix B
- 1 cucharada y media de aceite de oliva virgen extra
- 1/2 cucharadita de sal

Para relleno:      

- 1/2 calabacín pequeño
- 2 tomates maduros
- 1/2 cebolla mediana
- 1/2 pimiento italiano
- 2 latas de atún en aceite
- Aceite de oliva
- 2 dientes de ajo
- Sal
- Pimienta recién molida
- Una pizca de azúcar

Mise en place:


- Pica toda la verdura en brunoise pequeño

- Pica el ajo en láminas si lo vas a retirar o en brunoise pequeño si lo dejas en el sofrito


Elaboración:


1.- Para hacer la masa hierve el agua con el vino blanco y con la sal. Cuando el agua empiece a hervir añade el aceite y la harina previamente tamizada fuera del fuego, mueve bien hasta que haga una bola compacta y deja enfriar.
2.- Ponemos una sartén en el fuego con un poco de aceite de oliva, cuando  esté caliente poner el ajo para que el aceite tome sabor (puedes dejarlo o retirarlo)
3.- Agrega al aceite el pimiento, deja hacer un poco y añade la cebolla, deja pochar a fuego medio, cuando esté un poco pochado, agrega el calabacín, remueve y añade el tomate picado. salpimenta, pon una pizca de azúcar para rectificar la acidez y deja rehogar a fuego medio y moviendo de vez en cuando. 
4.- Deja que reduzca todo, cuando lo veamos listo retiramos en un plato intentando quitando el restante de aceite.
5.- Elimina el aceite de las latas de atún, todo el que puedas, estrujando con un tenedor y mezcla con el pisto.
6.- Si prefieres las empanadillas con tropezones, el relleno está listo. En cambio, si te gustan más uniformes, puedes batir todo en el vaso de la batidora, recuerda quitar todo el sobrante de aceite en ambos casos.
7.- Amasa la masa previa, unos 10 minutos, como es harina sin gluten, la masa quedará gomosa, que no elástica. Estira con el rodillo, no deben ser ni muy finas (se romperían con el pisto), ni excesivamente gruesas (porque quedan demasiado pastosas).
8.- Con un vaso, un aro de cocina, o lo que tengas por casa, hacer círculos, más o menos del tamaño de la boca de un vaso para agua, aunque se pueden variar las medidas.
9.- Precalentar el horno, a 220ºC. 
10. En la bandeja del horno pon papel de hornear y sobre éste los círculos de masa, se rellenan con una cucharada de pisto, dobla y cierra pellizcando el filo hacia dentro, es mejor así porque si lo hacéis de la forma tradicional con los dientes del tenedor, tenéis muchas posibilidades de que se salga todo.
11. Pinta con huevo batido y mantén la temperatura hasta que estén doradas y la masa crujiente.


Trucos y consejos:

   
- Puedes rellenarlas de lo que desees, dulces o salados.
- En este caso las hice al horno pero puedes freírlas en abundante aceite caliente.

martes, 10 de diciembre de 2013

DULCE DE MEMBRILLO O CARNE DE MEMBRILLO

membrillo, azúcar, dulce de membrillo, receta, postre
    
    En  casa siempre se ha conocido este estupendo postre como Carne de Membrillo, aunque en otros lugares del mundo, como Sudamérica, se le conoce como Dulce de Membrillo.

     Y aunque parece un postre laborioso, no es en absoluto difícil de elaborar. Solo necesitas unos membrillos sanos para hacer uno de los postres más extendidos en el mundo y que tantas veces ha acompañado un trocito de queso fresco en tu mesa.

       Ahora en temporada de Membrillos, tenemos a nuestra disposición el ingrediente fundamental para elaborar un postre que se conserva estupendamente en nuestro frigorífico y que dura meses si no lo devoráis antes en casa.
  
      A pesar de contener una buena cantidad de azúcar, y contener muchas calorías, siempre lo he considerado un postre bastante sano, ya que tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias del sistema digestivo, así que si no hay problemas de diabetes o de sobrepeso, se puede comer en pequeñas porciones, ya que, al fin y al cabo, es un postre y contiene bastante azúcar. 

        El membrillo es rico en pectinas, ayuda a bajar el colesterol, alto en taninos lo que le proporciona su cualidad astringente, ayuda a eleminar el ácido úrico y se usa en úlceras mucosas y conjuntivitis. Rico en vitaminas, proteínas, sin grasas y con mucha fibra.


Tiempo: 20 minutos
Dificultad: Fácil


CARNE DE MEMBRILLO

Ingredientes: 


        1 kg de  Membrillos limpios totalmente, solo la carne
        1 kg de Azúcar
        

Elaboración:

En Olla Esprés

1.- Lava muy bien los membrillos quitando la pelusilla y suciedad que suelen traer. Pela los membrillos dejándolos bien limpios. Los troceamos y volvemos a enjuagar bajo el grifo.
2.- Pon en la olla esprés 1 kg de azúcar a fuego medio, sin tapar. Movemos hasta que el azúcar se vuelva líquida, este paso es fundamental, el azúcar tiene que disolverse y dorarse un poco, sin que se queme o amargaría, cuando esto suceda, entonces se añade de membrillo troceado y limpio, en este caso también 1 kg, se tapa la olla y se deja 10 minutos desde que empiece a silvar.
3. Quitamos el vapor y abrimos la olla, batimos con la batidora y repartimos en moldes dejando enfriar
4. Listo. El proceso es rápido pero muy eficaz.

TORTILLA DE ESPINACAS RELLENA SIN GLUTEN


    La espinaca es un alimento estupendo para los fumadores, es anticancerígeno y genial para los que se quieran poner morenitos en el verano, no te pones moreno porque la comas, pero ayuda... además, la hoja verde es muy recomendable para problemas de anemia y es rica en ácido fólico.

    No debes poner escusas para no comerla, la encuentras listas para cocer o congeladas, así que más fácil imposible.

    Si las tortillas las rellenas puedes obtener más adeptos a las espinacas en casa. 

   Este año será la primera Navidad sin gluten, y la verdad, estoy un poco... ¿asustada? ¿temerosa? ¿entusiasta?, no sé, es una mezcla de todo. Bueno, no quiero pensarlo mucho. Sé que volveré a casa por vacaciones y veré a todo el mundo que es lo importante y, después, ya improvidaré algo, como siempre.


Para 4 personas   
Tiempo: 20 minutos

Dificultad: Fácil


TORTILLA DE ESPINACAS RELLENA.


Ingredientes:


- 2 manojos de espinacas frescas
- Pimientos del piquillo o pimiento morrón (al gusto)
- Queso curado al gusto
- 4 huevos
 - Sal
- Pimienta recién molida
- Ajos
- Aceite de oliva virgen extra

Para la lactonesa:


- 100 ml de aceite de oliva suave

- 50 ml de leche
- 1 ajo pequeño
- Zumo de limón
- Sal


Mise en place:



1. Poner  abundante agua a hervir con sal

2. Lavar bien las hojas de espinacas
3. Cortar el pimiento morrón en tiras
4. Cortar el queso en láminas
5. Cortar en brunoise muy pequeño los ajos
          

Elaboración:


1. Cuando el agua llegue a hervir poner las espinacas lavadas, escaldamos 5 minutos, sacamos y dejamos escurrir y enfriar un poco. Cuando no quemen, escurrimos con las manos y quitamos el exceso de agua.
2. En una sartén ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra y los ajos picados y salteamos unos minutos  las espinacas.
3. Batimos los huevos y salpimentamos, retiramos las espinacas de la sartén y agregamos a los huevos batidos. Mezclamos bien y dejamos reposar unos minutos.
4. Dividimos en dos partes las espinacas y hacemos dos tortillas, volteando cuando estén cocinadas por una parte.
5. Ponemos la primera tortilla aún caliente sobre un plato, ponemos tiras de pimiento encima y triángulos de queso curado, cubrimos con la siguiente tortilla, si el queso no se derrite lo suficiente podemos meter en el microondas o en el horno un poco.

Para la Lactonesa:

1. En el vaso de la batidora poner la leche con el ajo, el zumo de limón y la sal, batir. 
2. Sin mover la batidora del fondo ir agregando el aceite en hilo y emulsionar.


Presentación:


Cortamos la tortilla en trocitos, cuadrados o triángulos y pinchamos con un palillo. Acompañamos de la lactonesa.

lunes, 9 de diciembre de 2013

SOBRE MÍ. CONTACTO

    Algunos de mis amigos han terminado preguntándome porqué puse al blog Pintxopinche, pues antes de que me lo preguntes tú también, "Pintxo" es por los pinchos, aperitivos o canapés que me chiflan y "Pinche", porque en cocina nunca se termina de aprender.

     Tengo pasión por la cocina desde que tengo uso de razón, pero, aunque no haga mucho tiempo de todo, cuando yo estudiaba, lo de ser cocinera no era lo más propio, había que ser abogada, economísta o maestra como poco.

   Mi vecina Carmina, una señora entrañable a la que yo adoraba como a una abuela compraba todas las semanas la revista Pronto y gracias a ello me hice con multitud de recetas que aún guardo entre papeles y papeles que conforman mi aprendizaje culinario, la base no es que sea de postín, pero ahí aprendí a hacer una perfecta bechamel o una riquísima crema pastelera que ahora son base de un buen aprendizaje culinario.



   Cuando mis amigos jugaban al pilla-pilla, yo ya conocía al Sr. Adriá, y al Sr. Subijana con su gran bigote y cuando jugaba a las cocinitas imaginaba que era Elena Santoja en Con las Manos en la Masa, (como me gustaba ese programa, xD), no sé si fue en el primer programa cuando hizo un huevo frito y supe que aprendería mucho con ella y allí esperaba yo con 8 o 9 años, con mi libretita a cuadros y mi lapicero Faber Castell para apuntar las recetas y trucos de cocina, aprendí a cocinar en mi imaginación, lástima que la jefa de cocina de mi casa, o sea, mi madre, no me dejara nunca tocar un fogón, pero sin darme cuenta yo ya recordaba que un fumet no se hacía con pescado azul o que las legumbres se ponían en remojo antes de cocinarlas y se les ponía sal al final de la cocción, aunque nunca me dejaran practicar yo ya hacía recetas a escondidas y mezclaba los ingredientes que estaban a mi alcance.

    Mi paso infantil por la cocina transcurría sin penas ni gloria, pero mi abuela, todos los veranos, en una pequeña pedanía de la provincia de Málaga, provocaba que yo viviera los momentos más felices de mi vida, entre lebrillos llenos de masa y amigos, cacerolas y cuchillos, allí sí que practicaba, hacía rosquillos fritos y empanadillas, hasta lentejas y gazpachuelos, todo lo que yo hacía en aquella cocina era un secreto para mi madre, ante todo, por lo de proteger su seguridad emocional, pero a esas alturas ya me había enamorado perdidamente de la cocina.

    A los 14 años mi madre me dejó cocinar por primera vez, fue por necesidad no porque le gustara la idea y yo me sentí grande, segura, emocionada, ansiosa y con mariposas en el estómago, fueron los peores macarrones con boloñesa que me he comido en mí vida, los críticos culinarios, mi hermano y mi hermana, estuvieron recordándomelo durante años.

   Terminé haciendo Psicología y durante muchos años ha sido y es otra de mis pasiones, me encanta ayudar y me hace dormir a pierna suelta, pero la cocina siempre ha estado ahí, en la reuniones familiares y de amigos, en los viajes, en las revistas, en los libros, en cada plato que comía.

   Por fin conseguí estudiar cocina y ahora también soy cocinera, cocino con gluten para todos y sin gluten para mí, entre mudanza y mudanza me encontré con una Sensibilidad al Gluten que me ha dado más fuerza para continuar por este camino, aunque a veces no sea fácil.

    He pasado por cocinas grandes, pequeñas, muy pequeñas, la típica de hacerte el café y lavar el vaso para no dejarlo todo desordenado y cocinas muy grandes, he pasado por cocinas llenas de compañeros y cocinas vacías (literalmente), cocinas vanguardistas y cocinas tradicionales,  y de todas guardo algún recuerdos, todos buenos, todos maravillosos.
     
     Hoy solo me queda darte las Gracias por pasar por mi cocina, Gracias por regalarme unos minutos de tu tiempo, espero que el paso por mi cocina te haya resultado beneficioso y te hayas llevado algo positivo. Pregunta, cuenta, expón tus ideas y dudas culinarias yo haré todo lo posible por escucharte y ayudarte.

!!!OÍDO COCINA!!!

luna.paqui40@gmail.com