martes, 6 de mayo de 2014

FRITO DE HABAS CON SU PIEL

    Sigo con sesión de la tierra, las habas con piel, me refiero a habas muy tiernas, o sea que la semilla no se note a través de la piel, o eso dicen en mi casa.
    Mi abuela cocinaba mucha verdura, las habas, las tagardinas, los espárragos, la fritada de cebolletas tiernas con huevo, las acelgas con pan y es algo que tengo siempre en casa porque es costumbre de mi madre y también las cocina a menudo.
    Aunque os resulte a algunos un poco extraño, la piel del haba es deliciosa cocinada, cuando lo comento a veces la gente se queda un poco extrañada porque la piel se coma, o bien, porque yo me como la piel de las habas, bueno, pues es un plato super recomendable, primero para entretener a nuestros comensales, pues parece que no muchos lo conocen y segundo porque es exquisito, no se parece a las ostras, claro esta, pero su sabor no se parece a muchas cosas, ya me gustaría mojar pan con gluten en ese plato, pero ala, pan sin gluten para mojar...
   Ah! y en este plato se aprovecha todo, todo.


 
Para 4 personas
45 minutos
Fácil
 
FRITO DE HABAS CON SU PIEL
 
Ingredientes
 
- 1 kilo de habas tiernas
- 4 o 5 dientes de ajos
- 1 cebolla tierna pequeña (opcional)
- 3 huevos L o 4 M
- Sal
- Aceite de oliva virgen extra
 
Elaboración
 
     Limpiar bien las habas bajo el grifo, quitar las puntas y picar, vale con trozos de 1.5 cm, si son medianas nos quedarán cuadraditos, a mí es como me gustan. Las dejamos en un bol grande con agua.
     Pelamos los ajos y los cortamos en láminas.
     Si usamos cebolla ha de estar muy picada.
     Ponemos el aceite en el fuego, debe de estar a temperatura media. Necesitamos bastante aceite, yo os diría que algo menos de un vaso de 100 ml.
     Doramos un poquito los ajos, escurrimos las habas y las ponemos a cocinar en el aceite. Ponemos sal y dejamos cocinar a fuego medio durante 20-25 minutos aproximadamente, las habas deben quedar tiernas. De vez en cuando movemos.
     Si las queremos con cebolla, a media cocción las añadimos con el fuego siempre de forma que no se nos quemen.
     Cuando las habas estén listas, batimos los huevos ponemos un poco de sal y dejamos cuajar en las habas removiendo con una cuchara de madera hasta que el huevo se haga, si bajamos la temperatura del fuego y dejamos poco tiempo el huevo le dará mucha cremosidad al plato. Voilá, plato fenomenal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si tienes alguna duda, sugerencia, o simplemente quieres añadir o decir algo, hazlo aquí: