domingo, 8 de junio de 2014

CEBOLLA CONFITADA

  Quiero incidir en el tema con este post para explicaros cual es la diferencia entre la cebolla confitada y la caramelizada con azúcar, es simplemente una forma de distinguir, no tenéis que llamarla así, la llamáis como queráis; simplemente es cebolla sin azúcar ( a la que vamos hoy) y cebolla con azúcar, ni punto de comparación, la primera está más rica.:D.
 


    Este es el color que pretendemos conseguir con la cebolla. Nada de cebolla quemada.
    Lo interesante es hacer una cantidad grande porque al caramelizar se quedarán en nada, pero si no necesitáis mucha cantidad, tampoco vais a confitar 2 kg de cebollas.
    Para 4 personas os recomiendo como 4-5 cebollas. Primero cortamos las cebollas, dependerá por supuesto de para que la queráis, pero para mí su forma ideal es la juliana finita, ponemos aceite en una sartén, yo pongo 4 o 5 cucharadas máximo, siempre a fuego suave.
    Cuando el aceite esté caliente se añade la cebolla y se pocha, hay que mover a menudo para que la cebolla se haga de forma uniforme.
  No subimos el fuego en ningún momento, incluso lo bajamos si observamos que se nos puede quemar la cebolla. Y seguimos removiendo.
 Cuando hayan pasado unos 20-25 minutos y tenga color a miel doradita, añadimos unas 2 cucharadas de agua y no dejamos de remover, quedará una cebolla caramelizada perfecta. Apartamos del fuego y reservamos.
  Los jugos de la cebolla se derriten y producen el sabor dulce y ese color caramelo. De esta forma conseguiremos una cebolla de alta cocina...