jueves, 26 de junio de 2014

CUENCOS DE CHOCOLATE SIN GLUTEN

   Dije que dejaba los postres a un lado para el verano, pero es que no puede ser. Hoy traigo un truco para que los postres nos queden más monos, porque lo que soy yo, ya no puedo vivir sin postre.
   La cosa es que dirigiendo un Ludoteca de Verano, hace 5 o 6 años, una de las monitoras me presentó esta actividad, no puedo decir quién, porque me presentaron tantas actividades que no alcanzo a recordarlo, lo siento, te la he copiado y no sé quién eres.
   La cosa, es que el Ludoteca era para pequeños de entre 3 y 6 años y lo cierto era que solo iban a explotar el globo, por Seguridad, evidentemente y, al final, no realizamos la actividad, pero me dije que en casa la repitiría y lo hice, preciosos cuencos de chocolate que me quedaron. Ahora los tengo un poco tuneados, para que mejore el sabor, y quedan increíbles.
   Os cuento lo que puse dentro de estos preciosos cuencos de chocolate en la receta de mañana. Es que sino a este paso me quedo sin sección de "trucos y consejos" y lo cierto es que de éste me encanta el resultado final.


CUENCOS DE CHOCOLATE SIN GLUTEN

Ingredientes:

- 125 gr de chocolate negro Nestlé postres (tiene un 55% de cacao, pero da muy buen resultado)
- 1 cucharada rasa de mantequilla
- 1 cucharadita de ron negro
- Opcional: 2 cucharadas de almendras en polvo
- 6 globos pequeños

Elaboración:

    Deshacemos el chocolate al baño María. Para que tome más brillo ponemos poner una cucharadita de mantequilla. Añadimos el ron. En este momento podemos agregar las almendras en polvo si decidís probar. Si lo queréis más dulce podéis usar azúcar, pero yo a estos cuencos no les pongo.
    Movemos bien hasta que se deshaga el chocolate y la mezcla esté bien integrada.
    Dejamos atemperar.



    Inflamos los globos según nuestra necesidad, os aconsejo que no los infléis demasiado. 
    Cuando el chocolate se haya atemperado mojamos los globos según la altura que necesitemos y metemos a la nevera, nunca al congelador porque pierden estabilidad y se nos romperían.
    Tenemos que mojar el chocolate 2 veces, así que paciencia, si lo hacemos una vez corremos el riesgo de que se desquebrajen, aunque con la almendra suelen aguantar con una vez.


     Cuando el chocolate no esté caliente pero aún esté líquido, mojamos un globo, hasta la altura necesaria, en medio minuto mojamos otra vez.
     En una bandeja de horno con papel Sid-Pad ponemos una cucharada de chocolate y pegamos nuestro globo, sin apretar. Así vamos repitiendo con todos los globos, con esta cantidad os saldrán de 6-8 cuencos de chocolate.
    Cuando los tengamos listos vamos a meterlos en la nevera unas horas , yo los dejo entre 2 y 3 horas, dependiendo de la temperatura ambiente.
    Sacamos, explotamos los globos y retiramos con cuidado los restos y tenemos unos cuencos de chocolate deliciosos para rellenar de lo que nos guste. 
    Para retirar los restos de globo, el ambiente tiene que estar frío o se nos deshacen en las manos o, al menos, tener las manos frías.