miércoles, 2 de julio de 2014

SALMOREJO DE MELOCOTÓN SIN GLUTEN

    Acabando de aterrizar, ¿qué haces con lo que tienes en la nevera que es muy escasito? Porque tengo que deciros que yo soy de las que abre la nevera y se pone a inventar, pero para eso hay que ir al mercado. 
    Pues, dicho y hecho, todo ha sido regalado, que conste, tomates castellanos de medio kilo cada uno, pimientos y cebolletas recién cogidos, melocotones enanos con un sabor exponencial, un vinagre de manzana casero que me regalaron el año pasado y que está aquí muerto de risa y aceite recolectado y hecho en casa y, he pensado me voy a hacer una Porra de melocotón que "parte la pana".  
     Y entonces, como nuestra cabeza no para al cabo del día, me he acordado de que no tenía pan sin gluten y me he puesto a hacer pan y como me he puesto a hacer pan me he acordado del pan de Miguel el Curruco, el que he comido de toda la vida y que sabe a gloria, que aún se hace a mano y en horno de leña, y que es pan, pan y no lo que venden ahora y que yo no me puedo comer. Bueno y no sigo contando mis tonterías que sino no hago la receta, que al parecer tenemos 60.000 pensamientos diarios y no los voy a contar todos... :D
     Deciros que por el interior de Málaga el Salmorejo no es el Salmorejo Cordobés, aunque lleve casi los mismos ingredientes, es una picada de tomates maduros, pepino y cebolla, aliñado con mucho aceite, vinagre, sal y ajo muy picado, pero nunca batido, es como una ensalada o picadillo de tomate, por ello, aquí al Salmorejo Cordobés le llamamos Porra Antequerana con sus variantes, claro, la cultura gastronómica de cada sitio, que tiene sus intríngulis... La Porra que antiguamente se ha hecho a sido a golpe de mortero, esta más rica, evidentemente, pero uso la batidora en este caso.
     Lo primero de la mañana hacer pan, como las harinas sin gluten tienen esa interesante cualidad de poner duro inmediatamente el pan, no hay problema, pero lo suyo es usar un pan con miga de 1 o 2 días.



PORRA DE MELOCOTÓN SIN GLUTEN

Ingredientes:

500 kg de tomates 
300 gr de melocotones
30 gr de pan SIN GLUTEN tipo pan de pueblo (o con gluten si es el caso) 
50 ml de aceite de oliva
Vinagre
Sal
1 diente de ajo
Atún en aceite de oliva (o jamón serrano en taquitos)
Huevo duro

Elaboración

1. Comenzamos pelando los tomates, hay quien le deja las pepitas y otros se las quitan. Al gusto del consumidor, yo las dejo, confío en la naturaleza, que es sabia.
2. Pelamos los melocotones y troceamos.
3. Ponemos en agua hirviendo los huevos y dejamos 10 minutos de reloj.
4. Desmenuzamos el pan y lo ponemos en el vaso de la batidora, introducimos el tomate pelado con todos sus jugos. Agregamos el aceite de oliva, el vinagre, la sal y el diente de ajo, dejamos reposar.
5. Cuando pase un rato que el pan se haya "esponjado" se dice en mi tierra, aunque a mi me suene raro a estas alturas, batimos todos los ingredientes y añadimos el melocotón. Batimos muy bien. La porra tiene que ser consistente, tened en cuenta que se toma como sopa y no como gacha. 
6. Si es demasiado líquida le añadiremos un poco de pan y si es demasiado consistente añadimos más aceite a hilo fino para emulsionarlo bien. Rectificamos de sabor y decoramos con atún en aceite de oliva y huevo duro.

      Me sigue sabiendo a Pan sin Gluten, por ello cada vez le pongo menos, habrá un momento en que dejaré de usarlo, :)
     ¿Por qué el atún? No sé si esto es cierto, os cuento lo que decía mi abuela y he escuchado muchas veces a los mayores. Parece que el atún se usaba en la porra como un manjar, hablamos de pueblos del interior de una provincia costera, a los cuales llegaba pescado, pero escaso y contado, así, cuando las gentes de los pueblos adquirían atún en conserva, lo guardaban como "oro en paño" para hacer platos como estos.
     Mi pequeño homenaje a todos ellos.